logo-small
Funciones Precios
Noticias 0
Últimas noticias Ver todos

No disponible temporalmente. Por favor, visítanos en otro momento.

Ver todos
Webinars 0
Próximos webinars Ver todos
Próximos webinars

Lo sentimos, no se han podido encontrar próximos webinars.

Visualiza los webinars grabados
Blog 0
Posts recientes Ver todos

No disponible temporalmente. Por favor, visítanos en otro momento.

Ver todos
Tere Rodriguez

Cómo escribir campañas de email marketing con resultados

Tere Rodriguez
Cómo escribir campañas de email marketing con resultados

En algún momento que otro, todos nos preguntamos cómo escribir campañas de emails que ¡por fin! nos aporten resultados...

Martes por la mañana, el día “santo” para el envío de campañas de email marketing.

Te acercas a tu ordenador, abres tu buzón de correo y te dices a ti mismo: “venga, vamos a ver si nuestro amigo X nos cuenta algo interesante en su email de hoy”.

Lo abres con toda tu buena voluntad, y ¿qué es lo que te encuentras?

“La semana en X…”

“Como cada semana, enviamos esta newsletter a nuestros apreciados clientes para mantener nuestros vínculos de comunicación…”

Kill meeee!!!!

¡El mismo tono apagadísimo de cada martes!

Te fastidia y a la vez te desanima.

¿Por qué será que tan pocos aciertan en el tema del email marketing?

¿Por qué será que esta herramienta siempre se tambalea y nunca acaba de convencer?

¿Qué debe hacerse para enviar emails que sean a la vez informativos y seductores?

Vayamos por partes.

Primero. El email marketing es muy engañoso

Aunque a muchos les pueda parecer que el Email Marketing no acaba de coger fuerza, las estadísticas afirman lo contrario.

Emailexpert, por ejemplo, nos confirma que por cada $1 invertido, el email marketing genera $44.25 en ventas.

McKinsey & Company asegura que el email es 40 veces mejor a la hora de captar clientes que Facebook o Twitter.

El 48% de los propios consumidores dicen que prefieren recibir comunicaciones de las empresas a través de correo electrónico que cualquier otro medio (según Direct Marketing News).

Todos estos adeptos al email marketing, te dicen que es una herramienta genial que:

  • Mantiene a tus clientes informados.
  • Desarrolla tu identidad de marca.
  • Te ayuda a alcanzar a tu mercado móvil de manera muy eficaz.
  • Genera ventas directas a través de ofertas y promociones.
  • Es personalizable y fácil de integrar a otras estrategias de marketing digital.
  • Te permite segmentar a tu audiencia.
  • Es asequible.
  • Es muy medible.

Entonces, con tanta ventaja, ¿cómo es que la mayoría lo da por difunta?

Segundo. Pocos saben aplicar el email marketing como Dios manda

Y acaba pasando a ser Spam.

De hecho, al 84% (estadística de The Radicati Group) de todo el tráfico por email el 2015 se le puso la muy indeseable etiqueta de Spam.  

O ni se mira porque, como nos pasa a ti y a mí, nos hace bostezar.

A veces, incluso ofende.

El problema que tienen muchos empresarios, no es únicamente un problema de valoración e integración de estrategias, sino también de familiarización con las muchas plataformas de envío y gestión de correos, e incluso de desconocimiento de la normativa vigente.

Pocos entienden que el Email Marketing es una parte fundamental de la estrategia global de marketing digital de una empresa (y no un mensajillo que se envía cada dos por tres cuando se quiere comunicar que el equipo de la empresa ha ganado el torneo de fútbol de la localidad).

Y, es más, que no se debe enviar un email a un contacto que no ha optado por compartir sus datos contigo, por ejemplo.

Una campaña de email marketing, como toda herramienta de marketing, tiene una meta final: hacer ganar dinero.

Y para alcanzar esa meta y que el recorrido sea satisfactorio, se debe afrontar como una carrera de fondo.

Esto es, con paciencia y mucha resistencia.

Nada de hoy les envío algo y la semana que viene no puedo porque estoy en Las Maldivas disfrutando de mis vacaciones.

Nada de eso.

Hay que comprometerse y tomarse muy en serio esta valiosa herramienta de trabajo.

Nada de medias tintas.

Tercero. ¿Qué debe hacerse para que funcione de una vez por todas?

Para que tus campañas de email marketing te consigan esos $44.25 por $1 invertido tienes que seguir toda una serie de pautas muy importantes.

Y que conste que no hablo de fórmulas, hablo de pautas.

Antes de que salga ese email, hay mucho trabajo por delante.

Tienes que estudiar con suma atención todos los detalles de tu email: desde el formato, hasta el diseño, los colores, tu identidad de marca, la legislación, etc.

Y, sobre todo, el texto, cómo no.

Pero, ¿por dónde empiezas?

  • Por conocer a tus lectores
  • Por establecer OB-JE-TI-VOS.

Pero eso, ya lo sabes, y estás harto de leerlo en todas partes.

Aún y así.

Si aún no lo aplicas, hay que repetirlo, como aquellos mantras budistas que se cantan una y otra vez: 

  • Para escribir emails hay que saber a quién le escribes y saber por qué los escribes...
  • Para escribir emails hay que saber a quién le escribes y saber por qué los escribes…

¿Para quién escribes campañas de email?

Tiene lógica, ¿verdad?

Si le escribes una carta, mensaje, SMS, WhatsApp a alguien conocido, sabes perfectamente qué le puedes decir a esa persona y, lo que mejor te callas.

Sabes cómo se lo puedes decir, lo que le interesa, lo que le divierte, y lo que le fastidia.

Porque les conoces.

Lo mismo ocurre con tus campañas de email marketing, incluso cuando se las envíes a miles de personas.

El día que envíes el email, ten claro a quién se lo envías.

No, de hecho, mucho antes de enviar ese email, tienes que hacer un esfuerzo colosal por conocer a tu lector o lectora.

Una de las mejores maneras de conseguir que nuestras palabras causen la reacción que queremos que causen en nuestro lector, es conocer a fondo a esa persona.

Si no conoces a la persona con la que hablas, te va a ser imposible saber si está recibiendo tu mensaje y el mensaje de tu marca tal y como tú quieres que lo reciba, y con el efecto que quieres que tenga.

Entonces, pregúntate, ¿quién es tu lector?

Si aún no lo tienes claro (aunque siendo lector de Semrush, dudo que no lo tengas), ha llegado el momento de crear un retrato robot de tu lector ideal.  

Esto te servirá para escribir todo tipo de textos, no solo campañas de email.

Es importante ser concreto, incluso se le puede dar un nombre.

¡Sí hay que asignarle un nombre! Te ayudará a concebirle mejor como persona de carne y hueso.

Intenta rellenar los siguientes datos para obtener el mensaje robot de tu “destinatario” ideal:

  • Sexo:  
  • Edad:  
  • Ubicación:  
  • Nivel de Educación:  
  • Nivel de Ingresos:  
  • Sector al que se dedica/trabajo que desempeña:   
  • Gustos y costumbres:   
  • Intereses:   
  • Aficiones:   
  • Pasiones:   
  • Personalidad:   
  • ¿Usa las redes sociales? Si es así, ¿con qué frecuencia? ❯ Pinterest: ❯ Twitter: ❯ Google+: ❯ Facebook: ❯ LinkedIn: ❯ Instagram: ❯ YouTube: ❯ Otras redes sociales:
  • ¿Con qué frecuencia lee y responde sus correos electrónicos?  
  • ¿Tiene un Smartphone?    

Con estos datos, podrías empezar, pero te recomiendo que, si no has confeccionado este retrato robot, ahondes aún más.

  • ¿Qué tipo de problemas sociales le afectan?   
  • ¿Le satisface su trabajo?   
  • ¿Cuál es su necesidad/interés primordial en la vida?   
  • ¿Cuál es su libro favorito?   
  • ¿Cuál es su programa de televisión favorito?  
  • ¿Cuál es su género de cine favorito?  
  • ¿Qué tipo de comida le gusta?  
  • ¿Qué hace en sus días libres?   
  • ¿Le gusta viajar? ¿Dónde tiene pensado ir el próximo año?   
  • ¿Qué tipo de ordenador utiliza?    
  • ¿Con qué frecuencia sale de fiesta?  
  • ¿Cuál es su mayor gasto cada mes?  
  • ¿Y el segundo?  
  • ¿En qué le gusta gastar el dinero?   
  • ¿En qué lo derrocha?  

Una vez tengas todas las respuestas, tienes a tu destinatario/cliente potencial más o menos pincelado.  

Y digo “más o menos pincelado” porque podríamos profundizar mucho más.  

De hecho, te recomiendo que lo hagas.  

Tú: Pero, ¿hasta dónde vamos a llegar con este análisis?, ¡Tere!  

Hasta su Weltanschauung.  Su Worldview.  Venga, ¡sin chulear de idiomas!

Estoy hablando de llegar a entender la Cosmovisión de tu lector.  

Pero eso, para otro día.

Sólo decirte que la Cosmovisión es como ese filtro tan chulo que puedes poner en las fotos de Instagram… ¿sabes?

Es el filtro a través del cual tu lector percibe e interpreta su entorno.

Como “una imagen de la realidad que una persona, sociedad o cultura se forman en una época determinada; y suele estar compuesta por determinadas valoraciones y percepciones sobre dicho entorno”.

Es decir, se trata de la manera en que una persona percibe el mundo y lo interpreta.

Tú: ¿Todo eso para enviar un simple email?

Sí y no.

Este tipo de análisis es la base de tu marketing mix (emails, redes, blogs, web), la base de tus ventas, y, en definitiva, la base de tu negocio.

Cuanto mejor conozcas a tu cliente, mejor vas a saber comunicarte con él o ella.

¿Crees que vas a poder captar la atención de otro tipo de seguidor con un perfil algo distinto?  Pues ya sabes, más de lo mismo.  

Vale, tenemos el ¿para quién?, vayamos al ¿para qué?

¿Para qué hay que escribir esa campaña de email marketing?

Eso dependerá.

Inicialmente, habrás desarrollado unos objetivos para tu estrategia global de marketing por email que pueden ser muy distintos:

  • Generar tráfico hacia tu página,
  • Promocionar la marca de tu empresa,
  • Aumentar suscripciones
  • Promover tus eBooks u otros productos, etc…

Sin embargo, cada email que envíes dentro de esa estrategia global debe tener un único objetivo.

Recalco esto por su importancia.

Un email = Un objetivo

El email que vas a enviar hoy lunes 25 de enero debe tener un único propósito y éste debe ser quedar sumamente claro.

Por ejemplo, ofréceles un descuento del 25% de descuento, por ser fin de las rebajas de enero y ofréceles el código necesario y el enlace que les dé acceso a tal promoción.

Nada más.

No les marees con la promoción y les pidas un testimonio en el mismo email, porque al final, no van a hacer ni una cosa ni la otra.

Deja bien claro el beneficio que ellos obtienen, y no les confundas.

Es decir, objetivos claros.

Ahora, lo fundamental: el cómo.  

Cómo escribir campañas de emails que ¡por fin! te aporten resultados

Cómo escribir campañas de emails que te aporten resultados

► Presentaciones

  • El remitente:

¿Verdad que cuando ves el nombre de una empresa automáticamente piensas que vienen a "venderte" alguna moto?

Pues, precisamente por eso, es importante que le des un aire "humano" a esa comunicación.

Así que, cambia ese "Clínica dental Sonrisas" por Pedro Romero.

Aún mejor, utiliza como apellido el nombre de tu empresa: Pedro de “Sonrisas”.

  • El titular:

¡Se ha hablado tanto de los titulares de email y se han sugerido tantas y tantas fórmulas!

Yo lo que quiero es que recuerdes lo siguiente: CHER

Sí, como la encantadora y, algo polémica, cantante estadounidense.

Desencriptada, CHER significa lo siguiente:

  • Curiosidad
  • Humanidad
  • Especificidad
  • Recompensa

Planta la semilla de la Curiosidad en tu lector (por ejemplo: 10 ingredientes de un email perfecto. El 3º te sorprenderá).

Escribe en un tono de voz humano, haciéndole preguntas que generen un diálogo inmediato. (¿Sabes cómo crear el email perfecto? Yo sí).

Específico: un porcentaje concreto o una cifra específica llaman mucho más la atención que una frase genérica y ambigua. (¿Cometes equivocaciones del tipo X al escribir tus emails?).

Ofrece una Recompensa. El lector sabe que tiene que haber una recompensa. Tienes que ofrecer algo a cambio de tu tiempo, ¿no? (¿Quieres triplicar la tasa de apertura de tu email? Te cuento cómo.).

  • El saludo:

¿No se te cae el alma al suelo cuando recibes un email que empieza sin saludo o con un saludo atroz como Srta. Tere Rodriguez Copywriter?

Hor-ri-pi-lan-te.

¿Qué te dice este tipo de email?

  • Primero, que no has dado tu autorización para que se te contacte. Si lo hubieses hecho, habrías proporcionado los datos adecuados.
  • Segundo, que se trata de una empresa que no valora la privacidad de las personas.
  • Tercero, que esta empresa no tiene ningún interés en conocer a sus clientes, ni nutrirles con información relevante, ni premiarles por su lealtad.
  • Cuarto, asumimos inmediatamente que se trata de SPAM y, consecuentemente, lo mandamos a donde se merece, es decir, a la basura.

Así que, si quieres establecer una relación con tu cliente a través del email, y quieres tener la más mínima posibilidad de que te lea, tienes que conectar con ellos.

Y el saludo, por insignificante que te parezca, es fundamental.  

¿Cómo voy a conectar si no sé a quién me dirijo cuando envío un email masivo?

La respuesta es que, a día de hoy, tú no puedes enviar correos a nadie que no lo haya solicitado a través de un formulario.

Cuando una persona completa un proceso de registro (Opt-in), accede de manera voluntaria a formar parte de tu comunidad y te “da permiso” para que le contactes frecuentemente con información que le pueda ser relevante.

A esa persona, la vas a ir conociendo poco a poco.

Con el tiempo, irás ganando suscriptores.

Pronto, podrás ir segmentando tu mercado y definiendo el grupo de consumidores, clientes o usuarios según sus preferencias, hábitos, edad, ubicación, etc.

Enviar un email impersonal no te sirve de nada. No pierdas el tiempo.

► El cuerpo del mensaje

El contenido del cuerpo de tu campaña de email marketing tiene que ser lo suficientemente seductor como para que el cliente quiera saber más de ti y hacer lo que le estás pidiendo.

El problema con el contenido de tu email es que está creando muchas polémicas.

Los hay que dicen que, el texto de tu email tiene que ser claro, conciso y al grano.  

Equilibrio y brevedad, esas parecen ser las claves para algunos.

El otro bando defiende una forma distinta de escribir: escribir contando historias, utilizando el Storytelling.

¿Qué es el Storytelling?

Como bien sabes, Storytelling es el arte de contar una historia usando lenguaje sensorial de forma que transmita a los oyentes la capacidad de interiorizar, comprender y crear un significado personal de ello.

Aplicado al cuerpo de tu email, este tipo de narración crea una emoción positiva que inspira a tu cliente a tomar la acción que tú quieres que tomen.  

Tú: ¿Se puede crear esa conexión emotiva en tan solo un email?

Pues sí, ¡de eso se trata!

Te pongo un ejemplo.

Hace poco, una compañera y yo, lanzamos un nuevo proyecto dedicado a mujeres emprendedoras 40+.  

Fíjate en el email de presentación que mandamos (el segundo de una serie de 6):

Título: De Sídney a Valencia con escala donde TÚ estés

¿Cómo te ha sentadoCómete el Mundo a los 40+?

¿Inspirada para plantar tu segundo árbol?

¿Sigues dudando todavía?

Es que cuesta arrancar, lo sabemos.

Pero la Mujer 40+ como tú y como nosotras, no tiene tiempo que perder.

Así que, si has tomado la decisión de lanzarte al maravilloso universo de la Re-Invención (profesional, personal, íntegra, parcial, etc… lo que tú quieras y como tú quieras), vente con nosotras.

¿Y quiénes somos nosotras?

Somos Ros y Tere.

Tere y Ros.

Una es copywriter y traductora (y… prepárate… ¡chef de cocina!) y la otra odontóloga y especialista en marketing digital

A una le fascina ir de compra y la otra, pisó un centro comercial por obligación hace un año cuando su hija le forzó a comprarse unos tejanos nuevos por vergüenza ajena.

Una vive en un rinconcito mágico a orillas del Mediterráneo y la otra está exiliada (¡merecidamente por inconsciente!) en uno de los continentes más inhóspitos del planeta tierra.

¿Y cómo es posible que estas dos mujeres tan distintas, y en polos opuestos del mundo consigan escribir un blog sobre la re-invención profesional a los 40?

¿Será brujería?

Sí, brujería en forma de buenas vibraciones, motivación mutua y unas ganas irrefrenables de superarse y de re-inventarse.

Porque la de emails que nos lanzamos cada día con ideas, sugerencias, proyectos y, sobre todo, inspiración, son incontables. ¡Eso sí que es brujería!

El día 4 de octubre del 2015, en concreto, Ros escribía uno de esos emails a Tere, titulado “Reflexión de domingo”, en el que le comentaba lo siguiente: 

“Me gustaría tener un blog para mujeres que quieren emprender y que ya hayan cruzado el umbral de los 40. Me gustaría hablar de los desafíos y dificultades con las que se enfrentan. Sería un blog tipo "chute de energía" para las ocasiones en los que se deshinchan y parece que nada tiene demasiado sentido. Con mucho humor y un tono muy fresco y desenfadado. Y me encantaría que, si te gusta la idea, fuera un proyecto compartido”.

Y tanto le gustó la idea a Tere que, a menos de tres meses, aquí las tienes.

Con muchísimas ganas de compartir su experiencia, sus altos y muchos bajos y, sobre todo, con ganas de ofrecerte todas las herramientas que necesitas para poder plantar tu segundo árbol ya.  

Porque ninguna de las tres tenemos tiempo que perder.

¿No crees?

Por eso, queremos impulsar tu reinvención desde Sídney (donde ahora mismo el ayuntamiento acaba de avisar a los ciudadanos que vayan con cuidado con la plaga de serpientes que se espera por el calor extremo), hasta la tranquilita Albufera Valenciana, haciendo escala donde tú estés: ciudad, pueblito, playa, archipiélago… no importa.

Porque gracias a la (santa) tecnología de hoy, tú vas a poder plantar ese árbol que querías plantar hace dos décadas, o tres. Estés donde estés.  

Como lo hemos hecho nosotras.

Pero tú, tienes ventaja.

Porque tienes a Tere, tienes a Ros, y tienes el conocimiento acumulado y la hermandad de las estupendísimas mujeres de la comunidad 40yqué.

Y eso no tiene precio.

Así que, cuando te digan, “venga ya, ¿a tu edad vas a lanzar un negocio? ¡Qué tienes 40 tacos ya, guapa!”, tú diles, sí, ¿y qué?

Esto acaba de empezar.

Un mega abrazo,

Ros y Tere   

PD: Nos encantaría conocer tu historia. ¿Nos envías un mensajito contándonos tus planes, tus temores y tus esperanzas?

¿Has visto?

También puedes intentar acceder a las emociones de tus clientes potenciales mediante un caso de éxito, narrando tus orígenes como empresario/a, contándoles tu visión, o compartiendo una historia con la que se puedan identificar (como esta).

Obviamente, tendrás que adaptar el tema a tu público y sector.

Lo más importante es que les hechices. Con 50 o con 200 palabras.

La longitud es discutible.

Los siguientes puntos no lo son y debes incluirlos en todos tus emails:

1) Tono conversacional. Lo que quieres es generar un diálogo fluido, ameno y personalizado que le guíe a dar el paso final sin apenas darse cuenta. Escribe en segunda persona, “tú”, e incluso puedes hacer referencia a vuestra relación, utilizando “nosotros” como, por ejemplo: “juntos conseguiremos disparar tus ventas”.

2) Lenguaje comprensible y sencillo, sin llegar a ser condescendiente. Nada de grandilocuencia, pomposidad, tecnicismos ni argots. Frases cortas, palabras claras y fáciles de digerir.

3) Formato para “escaneadores”. Escribe siempre de manera que tu destinatario pueda leer fácilmente: utiliza frases cortas e impactantes porque como sabes, el lector digital no lee el texto, lo escanea.  

4) Beneficios. Nunca les enumeres las características de tus productos sin hacer referencia a los beneficios que les van a aportar.

► Las Despedidas

  • Llamadas a la acción. Con ese llamamiento final, lo que le estás diciendo al destinatario es lo siguiente:
    • ¡Te acabo de contar una historia genial, pero en realidad, el objetivo de este email es que compres mi nuevo curso sobre SEO, y para hacerlo tienes que pinchar en este botón! ¡Así que cómpralo ya!

Por eso, tu llamada a la Acción tiene que ser clara, llamativa y estar claramente visible.  

Para conseguirlo tienes que:

  • Crear una sensación de urgencia, dándoles a entender de manera muy clara que la acción que les propones tiene una fecha de caducidad. Es decir:
    • Llámanos hoy
    • Llámanos ahora
    • Llámanos ya

Nada de llámanos cuando puedas porque con eso le estás diciendo: tómate tu tiempo, majo, e anulas el objetivo de tu propio email, que es intentar ganarte dinero.

Situar tus llamadas a la acción en un lugar muy visible (aunque dependerá del formato del texto). Utilizar verbos de acción que les inciten a dar ese paso (compra, regístrate, solicita, reserva, accede, etc.).

► Post datas

Esta simple frase o párrafo te brinda una última oportunidad para salirte con la tuya.

Sitúala tras tu despedida y firma (personalizada con tu nombre, claro), e incluye una reflexión final y un recordatorio acerca de otra oferta relevante.

Por ejemplo:
“Averigua a qué señales hago referencia en mi post de esta semana: Las 8 señales clarísimas que la redacción de tus textos te está haciendo perder dinero.”

Léelo aquí.

Y una nota: yo leo y contesto personalmente todos mis mensajes. Así que cualquier cosa que necesites, ya sabes dónde encontrarme.   

Estaré encantada de ayudarte a mejorar tu redacción digital, porque lo que quiero es que puedas disfrutar de esas tan merecidas vacaciones en Las Maldivas.

Ya sabes, el tiempo no perdona.

¡Hasta la semana que viene!

PD: Recuerda que hasta el 1 de Julio tienes acceso a mi promoción 3 Artículos, 30% Descuento, 30€ x Artículo. No pierdas el tiempo y reserva tus artículos para que tu copywriter privada siga escribiendo tu blog mientras tú disfrutas de las maravillas del verano.

Punto y final.

Fotos (office supplies) Shutterstock

Esto es todo lo que tienes que tener en cuenta para enviar emails que te abran puertas, que establezcan una conexión y que consigan tus objetivos.

Porque, ya es hora de que dejes de perder oportunidades, ¿no crees?  

“Exiliada” en las antípodas, Tere es copywriter, redactora trilingüe y traductora desde hace X décadas (secreto que no se desvelará). Licenciada en estudios asiáticos, filología inglesa y traducción, y con una pasión por viajar que siempre acaba por meterla en líos. Puedes encontrarla en: Zen Digital Magazine.

2000 es el número máximo de caracteres permitido
teenvio.com
teenvio.com
Muy buen artículo Tere, muy ilustrador y práctico ;)
Have a Suggestion?