es
English Español Deutsch Français Italiano Português (Brasil) Русский 中文 日本語
Enviar post
Ir a Blog
Natalia de la Peña Frade

Cómo ser growth hacker: ¡potencia tu talento!

98
Wow-Score
La Wow-Score muestra si una entrada de un blog crea o no interacción. Se calcula en base a la correlación entre el tiempo de lectura activo de los usuarios, su velocidad de desplazamiento y la longitud del artículo.
Natalia de la Peña Frade
Cómo ser growth hacker: ¡potencia tu talento!

Quienes entienden de estas cosas dicen que los expertos no nacen, se hacen y si piensas que para ser growth hacker hay que tener ciertas habilidades innatas, ¡te equivocas! 

Solo necesitas tener bien claras y desarrollar las habilidades clave del buen profesional en growth hacking.

Lo más importante es la motivación.

¿Y para qué?

¿Qué puede conseguir un buen growth hacker?

Pues ni más ni menos que resultados alucinantes con la mayor rapidez al menor coste.

Motivador, ¿verdad?

¿No querrías eso para tu proyecto?

Vamos a revisar el concepto a fondo y a ver algunos consejos y ejemplos prácticos.

Así te será más fácil comprender la forma de utilizar el growth hacking para triunfar con tu proyecto. 

¿Qué es exactamente un growth hacker?

El growth hacker es un perfil completamente enfocado al crecimiento, de hecho, es el que se encarga de conseguir que la empresa crezca, que alcance mayor cuota de mercado rápidamente y al menor coste posible. 

Aunque es un perfil eminentemente digital, en algunos casos puede utilizar entornos y/o herramientas offline para sus propósitos. 

Siempre me gusta hacer un poco de historia y conocer el origen de las palabras.

El término "Growth hacking" fue acuñado por Sean Ellis, considerado como el primer growth hacker del mundo.

Su éxito está relacionado con el crecimiento meteórico de varias empresas, entre ellas Dropbox o Eventbrite. 

Las enseñanzas de Ellis se resumen en explorar nuevos canales, buscar diferentes formas de aplicar nuevas ideas, comprender el comportamiento de los usuarios, establecer metas y analizar resultados continuamente.

Las claves pasan por economizar tiempo y dinero, así como por maximizar el retorno de los recursos invertidos.

El de growth hacker es un perfil cada vez más demandado, ya que por definición, recortan los costes al máximo.

En una startup o en un nuevo proyecto es tan habitual disponer de pocos recursos como perseguir un crecimiento rápido y exponencial. 

Si quieres probar una idea en el mercado, para ti será crucial que el crecimiento llegue cuanto antes y, a poder ser, habiendo invertido la menor cantidad de dinero posible.

Obvio, ¿verdad?

Por eso es un perfil tan necesario en cualquier proyecto.

¿Te gustaría saber cómo ser un growth hacker?

¿O cómo conseguir que tu equipo trabaje con criterios de growth hacking?

¡Vamos a verlo!

¿Cómo convertirse en growth hacker?

Los buenos growth hackers aúnan ciertos conocimientos y una mentalidad o filosofía determinadas. 

Para empezar, abarcan profesionalmente una gran cantidad de disciplinas.

Más sobre esto ¿Qué es la analítica web y en qué consiste? ¿Por qué es necesaria? Post Manuel Porras Blanco

Además de saber de analítica, el growth hacker es capaz de manejar varias herramientas de software y tiene conocimientos sólidos en determinados campos del marketing que detallaremos después. 

Con respecto a la “filosofía”, el growth hacker permanecerá siempre abierto a nuevas ideas.

Su trabajo empieza muchas veces con un brainstorming y exige experimentar continuamente.

Además, tiene que ser capaz de pensar como el usuario final, conocer sus intenciones y sus motivaciones.

Por eso es clave tener gran capacidad de aprendizaje y ser capaz de pensar de forma creativa, “out of the box”.

Tiene que ser capaz de plantear diferentes experimentos rápidos para encontrar la solución que mejor funcione en cada caso.

En resumen, es un buen marketero con un extra de creatividad, capacidad analítica y con algo de conocimiento de código. 

El crecimiento rápido exige un buen manejo de la escalabilidad.

El growth hacker experimentará con diversas ideas, pero se enfocará siempre en las más escalables.

Está claro que es completamente imposible ser un experto en todo esto, y más si tenemos en cuenta que el conocimiento experimental es más importante que el teórico.

Por eso hay que tener claro que un growth hacker no se hace de la noche a la mañana: ¡hay que trabajar mucho!

El punto de partida es la formación en marketing digital. 

Además necesitas conocer bien la metodología o estrategia del growth hacking y seleccionar las habilidades que resulten más útiles en tu caso.

Vamos por partes:

¿En qué consiste la metodología del growth hacking?

Existen varias teorías que enuncian el proceso de growth hacking de diferentes formas. 

Este proceso se aplica de forma diferente si utilizas esta forma de trabajar para lanzar un nuevo producto o si lo haces para mejorar los resultados de algo que ya está en marcha.

Si es un producto nuevo, con algunos experimentos breves en los diferentes canales de marketing o con diferentes ideas para desarrollar el producto, el growth hacker conseguirá identificar rápidamente la fórmula más efectiva, lo que mejor funciona en el caso en el que está trabajando.

Sin embargo, supongamos que ya tienes tu producto en marcha y quieres mejorar tu cifra de ventas y abarcar más cuota de mercado.

En este caso, la metodología growth hacking te permitirá encontrar el cuello de botella en el proceso, el punto débil donde debes centrar tu atención y establecer las acciones de mejora.

También te ayudará a encontrar la solución más efectiva.

Veamos cómo se llevan a cabo estos pasos.

¿Cómo detectar un cuello de botella?

Para identificar el punto débil, empieza por anotar en orden todos los pasos que siguen los clientes en su proceso de compra, esto es, define el proceso ideal.

Por ejemplo, imagina que tienes una tienda de corbatas online.

El proceso sería algo así:

  1. Los usuarios llegan a tu sitio web a través del anuncio en Google.
  2. El usuario hace clic sobre uno de los productos y revisa la página de producto.
  3. Luego hace clic sobre el botón “añadir a la cesta”.
  4. A continuación va a “Finalizar compra” y aterriza en la página de pago.
  5. Una vez completado el pago, se procesa el pedido.
  6. Al cabo de X días, recibimos una reseña positiva.

Una vez que has desglosado los pasos, define una métrica relevante para cada paso, comparando con el total. 

Por ejemplo, qué porcentaje de usuarios sobre el total que recibe tu sitio hace clic sobre el producto.

Y cuántos añaden un producto a la cesta… anota una métrica relevante para cada paso.

Esto te permitirá detectar en qué punto pierdes a la gente, que es el primer paso para determinar qué solución conviene aplicar. 

Aquí lo explican muy bien: se trata de observar dónde hay un salto, en qué punto el porcentaje es significativamente menor. 

Por ejemplo, si muchos clientes añaden algo a la cesta de compra pero no completan el pedido, quizá sea que falla algo en la página de pagos.

Si la gente hace clic en tu anuncio pero nadie compra, quizá sea que tu página de producto no sea suficientemente convincente.

Hay que investigar.

¿Cómo resolver el cuello de botella detectado?

Vale, ya sabes en qué punto dejan de funcionar bien las cosas, pero aún no sabes por qué ni cómo solucionarlo.

Para continuar con el proceso de growth hacking, habría que definir diferentes soluciones a los problemas detectados.

Quizá sea necesario realizar una pequeña encuesta para entender el comportamiento de los usuarios

El buen growth hacker llevará a cabo todo el proceso invirtiendo el mínimo de recursos (tiempo y dinero).

Así que no estamos hablando de hacer un gran estudio de mercado.

A lo mejor la solución pasa por pedir a tus contactos que repliquen el proceso haciendo un pedido y te proporcionen feedback sobre las dificultades detectadas.

El siguiente paso puede ser un brainstorming en búsqueda de diferentes formas de solucionar el problema.

La mejor estrategia es ordenar las ideas obtenidas priorizando las más fáciles y económicas de aplicar.

Por ejemplo, hacer tests A/B para observar qué versión de landing pages funciona mejor, o implementar soluciones técnicas de usabilidad en un formulario de pago.

Una vez definidas las acciones y las métricas, solamente falta aplicarlas y observar los resultados. 

Habilidades que necesitas ¡y cómo obtenerlas!

Ser flexible y tener capacidad de aprender te resultará muy útil para poder revisar un problema desde diferentes puntos de vista.

Esto y experimentar continuamente se refiere a la filosofía del growth hacker.

En el primer paso, para detectar el cuello de botella necesitas visión analítica, saber cómo conseguir los datos y también cómo manejarlos y monitorizarlos. 

A la hora de aplicar las soluciones a los problemas detectados, se abre el abanico de las habilidades necesarias.

Todo depende del punto donde te encuentres.

  • Para el lanzamiento de nuevos productos o servicios te irán muy bien los programas de referral, una estrategia excelente para atraer nuevos clientes. Y también saber como aplicar acciones de marketing viral, utilísimo para construir una marca.

Consultar tips de marca

  • Saber hacer web scrapping te servirá para conseguir información sobre la competencia, algo muy útil si estás empezando con tu actividad y aún no tienes datos propios. 

Analizar a la competencia

  • Si estás recibiendo pocos usuarios, necesitas saber cómo funcionan los canales de adquisición del marketing: búsqueda orgánica, tráfico referido, de pago, de redes sociales…

Más sobre búsquedas orgánicas

  • En caso de que tu sitio reciba muchas visitas pero no se estén traduciendo en ventas, necesitarás concretar el error. Solucionarlo puede exigir saber cómo optimizar la tasa de conversión, cómo hacer tests A/B, cómo optimizar una Landing Page…

información sobre landing pages

En este punto necesitas conocimientos en otras ramas del marketing como UX o copywriting, además de las habilidades técnicas que te permitan manejar diferentes herramientas de software y habilidades de diseño visual.

  • Si el problema es que los clientes no repiten, habrá que investigar los motivos para implementar soluciones. También será necesario activar estrategias de fidelización y retención de clientes, como por ejemplo el email marketing. Otros trucos más simples como por ejemplo la típica tarjeta con la décima compra gratis también puede servir para incentivarlos. 
  • ¿Están recomendando tu producto? Si no es así te corresponde investigar por qué y buscar la forma de conseguir que eso cambie.
  • En todos los procesos, necesitas saber aplicar las automatizaciones del marketing: ¡ahorrar tiempo es una prioridad para el growth hacker.

Estos puntos son solo un resumen a grandes rasgos.

No quiero decir que no puedas utilizar el marketing viral en un punto diferente al de la construcción de marca, ¡por supuesto!

Se trata de una orientación.

¿Cómo adquirir habilidades de growth hacking?

Muy bien todo, pero… ¿cómo voy a conseguir saber hacer todo esto? 

Hay dos verbos que tienes que aplicar de forma iterativa, como un mantra: lee, lee, lee y practica, practica, practica.

¿Leer qué?

Blogs y otras publicaciones online especializadas en marketing: dedica tiempo a esto para mantenerte al día. 

No quiere decir que vayas a aprender a hacer automatizaciones leyendo un post, pero el punto de vista de los expertos sí te servirá para saber “donde rascar”.

Además, te falta la otra palabra: practica sin parar.

Si tienes posibilidades, intenta trabajar con algún growth hacker experto: la experiencia aquí es clave. 

Uno de los consejos más habituales para ser uno de ellos es practicar con tu propio proyecto.

¿No tienes proyecto propio?

Entonces practica con el de un familiar o un amigo porque practicando es como mejor se aprende.

Y te diré algo: nadie va a darte un título de growth hacker: podrás definirte así cuando empieces a tener éxito haciendo crecer tus primeros proyectos.

Trucos y herramientas de growth hacking: los atajos

  • Configura tu proyecto en SEMrush

Parece que barro para casa pero es que esta es una herramienta con varias aplicaciones muy útiles para el growth hacker que quizás desconozca.

Utilizándola podrás optimizar el SEO y SEM de tu proyecto sin emplear demasiado tiempo.

Por ejemplo, conseguir información sobre la competencia, como las palabras clave más rentables y otros detalles muy útiles sobre sus campañas o su perfil de enlaces.

Con SEMrush también puedes crear contenido SEO-friendly y mejorar los perfiles sociales de tu proyecto.

  • Aprende a utilizar Zapier

Es quizá la mejor herramienta para automatizar que existe, la que más integraciones permite.

Recuerda que la automatización es una de las habilidades clave de un growth hacker.

  • Necesitas controlar de Analytics

Sí, es la herramienta básica de análisis de datos..

¿Sabías que puedes formarte gratis

  • Recuerda que el cliente es el centro

En cada una de tus acciones de growth hacking, debes recordarlo. 

Repite conmigo: el cliente es el centro, el cliente es el centro...

Construir el buyer persona, saber qué necesitan y cómo proporcionárselo, conocer sus motivaciones y entender sus comportamientos son las claves de tu éxito.

  • Manténte al día leyendo a los expertos e investigando sus propuestas

Hay toneladas de contenido sobre trucos de growth hacking.

¡Investiga cuáles te funcionan a ti!

¿Tienes más consejos sobre cómo ser growth hacker? ¿Alguna experiencia que quieras compartir? ¡Nos encantará leerte en los comentarios del post!

Natalia de la Peña Frade
Leyenda

¡Llegar hasta aquí no es nada fácil!

Me dedico al Marketing Digital y mi especialidad son los Contenidos. Desde que me dedico a esto vivo en constante aprendizaje, ¡evoluciona tan deprisa...! Comparto todo lo que aprendo en mi blog, donde encontrarás contenidos sobre Inbound Marketing, SEO, herramientas y Social Media.
Enviar opinión
Tu opinión debe contener al menos 3 palabras (10 caracteres).

Solo utilizaremos este e-mail para responder a tus comentarios. Política de privacidad

¡Gracias por tu opinión!