logo-small
Funciones Precios
Noticias 0
Últimas noticias Ver todos

No disponible temporalmente. Por favor, visítanos en otro momento.

Ver todos
Webinars 0
Próximos webinars Ver todos
Próximos webinars

Lo sentimos, no se han podido encontrar próximos webinars.

Visualiza los webinars grabados
Blog 0
Posts recientes Ver todos

No disponible temporalmente. Por favor, visítanos en otro momento.

Ver todos
Víctor Iturrioz Pallejà

Reflexiones sobre el nuevo acuerdo entre Google y Twitter: Parte 1

Víctor Iturrioz Pallejà
Reflexiones sobre el nuevo acuerdo entre Google y Twitter: Parte 1

La noticia: Google volverá a indexar tweets para incluirlos en sus SERPS.

Abordaré una noticia que se ha publicado recientemente como una de las principales novedades dentro del sector, y analizaré un poco el contexto histórico en el que se toma esta decisión, el trasfondo que hay detrás de la misma; y aportaré algunos datos y reflexiones al respecto. Concretamente, hoy os hablaré de la revalidación del acuerdo entre Google y Twitter para que el mayor buscador del mundo pase a indexar los tweets y mostrarlos en algunos de sus resultados de búsqueda.

Como este post me salió especialmente largo, lo hemos partido en dos para hacerte la lectura más fácil. El próximo se publicará pronto, así que… ¡no pierdas de vista el blog!

Matices al respecto

Antes de proseguir, me gustaría añadir varios matices al respecto de esta noticia que, como veréis, limitan de forma drástica su potencial impacto inmediato para la mayoría de nosotros:

· De momento, esto sólo funcionará en la versión estadounidense de Google (aunque progresivamente se irá extendiendo al resto del mundo).

· Esta funcionalidad sólo estará activa en la versión móvil del buscador (aunque también han advertido que en algún momento estos resultados saltarán a la versión desktop).

Así pues, la primera reflexión que debemos hacer es: Si no trabajas en el mercado mobile estadounidense… calma. No ha cambiado nada para ti. Sin embargo, sería poco razonable no admitir que todo lo que suceda allí es una tendencia que tarde o temprano acabará expandiéndose a lo largo y ancho del mundo, así que conviene estar preparados… ¿Hasta qué punto? Vamos a analizarlo:

El histórico de la relación Google - Twitter

De entrada, hay que apuntar que la decisión de indexar tweets e incorporarlos a los resultados del gran buscador no es nueva: en 2009, Google y Twitter llegaron a un acuerdo similar, por el que la empresa de Mountain View podía acceder al streaming de datos de la red de microblogging para ofrecer resultados más precisos en la búsquedas.

¿Cuál era el beneficio para Twitter? La idea era conseguir captar nuevos usuarios del gran mercado de Google: Personas que descubrieran información interesante a través de los tweets que aparecían en las SERPs y decidieran abrirse una cuenta para luego convertirse en usuarios fieles de la plataforma.

Y, mucho más importante… ¿Cuál era el beneficio para Google? De entrada, Google ya podía -y puede- acceder a los datos de Twitter, igual que a los de cualquier otra red, e incluso puede usarlos para generar resultados de búsqueda –a no ser que se trate de contenidos especificados como privados por el usuario-.

Tan sencillo como sigue; si Google no rastreara los contenidos dentro de Twitter, sería incapaz de hacer esto:

1 resultados de búsqueda de Google para Víctor Iturrioz

Otra cosa es que para Google, tener acceso directo al streaming de Twitter facilitara las cosas. Digamos que el proceso de recuperación de información se volvía más fácil. De hecho, como veremos más adelante, de otra forma era técnicamente casi imposible.

Un segundo beneficio podríamos decir que era… “mejorar la experiencia de usuario”. Ofrecer mejor información en tiempo real. Admitiremos que –más o menos- Google siempre persigue mejorar el servicio que ofrece a sus usuarios, así que daremos este argumento como válido.

Sin embargo, el acuerdo no funcionó. Durante los dos años que duró, Twitter no parecía estar obteniendo mucho rédito del mismo, y además, Google estaba ultimando el lanzamiento de Google+, que teóricamente debía irrumpir con fuerza en el mercado social, convirtiéndose en un potente competidor para la red de microblogging. Así que el acuerdo se canceló en 2011. Ya no te quiero.

Sin embargo, para que el lector comprenda verdaderamente el contexto, debemos recordar algunos elementos que en aquel momento condicionaron el efecto de dicho acuerdo y sus resultados. Veamos.

Twitter apenas empezaba a ser un “player” importante

Twitter estaba muy verde: Sólo han pasado 6 años, pero es que a día de hoy la “red del pajarito” todavía no ha cumplido su décimo aniversario: fue lanzada en 2006 por primera vez (y su nombre ni siquiera era Twitter, era "Twttr").

En 2009, Twitter todavía estaba completando sus versiones en otros idiomas fuera del inglés (siendo el español el primero en terminarse), de modo que internacionalmente su penetración todavía era muy escasa.

En 2009, Twitter todavía no había alcanzado los 60M de usuarios – actualmente, se calcula que está entorno a los 500 millones de usuarios, generando 65 millones de tuits al día y maneja más de 800 000 peticiones de búsqueda diarias-.

El crecimiento realmente fuerte de esta plataforma se produciría a partir del 2010. Ver gráficos posteriores:

Crecimiento en millones de usuarios de Twitter desde 2007 hasta Octubre de 2010.

Crecimiento en millones de usuarios de Twitter desde 2007 hasta Octubre de 2010: fuente

Nuevas cuentas creadas en Twitter, desde mediados de 2006 hasta mediados de 2010

Nuevas cuentas creadas en Twitter, desde mediados de 2006 hasta mediados de 2010: fuente

Crecimiento de Twitter desde 2010 hasta 2014, por trimestres

Crecimiento de Twitter desde 2010 hasta 2014, por trimestres: fuente

Todo esto significa que el volumen de conversación en esa época era muchísimo más reducido que a día de hoy, lo cual implica dos cosas: era mucho más fácil de rastrear e indexar para Google, pero también había mucho menos contenido y, sobre todo, mucha menos gente siguiéndolo e interaccionando con él, de forma que era más complicado definir lo que realmente resultaba relevante a nivel global.

Por otro lado, recordar también que dentro de Twitter no existían todavía funcionalidades tan básicas como compartir fotos o vídeos nativos (cosa que debía hacerse a través de otras apps; como una tal “Instagram”, por ejemplo; uhm… ¿os suena?) lo cual significaba que la información canalizada a través de esa plataforma estaba mucho menos enriquecida.

En definitiva, que para Google lo de Twitter era una apuesta estratégica interesante, pero ni mucho menos un tema prioritario en un contexto en el que lo importante era lanzar su propia plataforma social para impedir que Facebook siguiera devorándole ese mercado hasta el punto de volverse inalcanzable. Lo cual nos lleva al siguiente punto:

El lanzamiento de Google Plus

Google lanza Google+ en 2011, de modo que su apuesta social más duradera no ha alcanzado todavía los 5 años de vida, pese a que los rumores que apuntaban a su cierre o reconversión ya han aparecido en diferentes ocasiones.

Para comprender la brutal apuesta que realiza Google por esta plataforma, hay que conocer el contexto en el que se enmarca su lanzamiento:

· No era la primera iniciativa social de Google: Google ya había lanzado Google Wave, Google Buzz y había comprado Orkut; y con ninguna de esas tres plataformas había conseguido ni tan siquiera entorpecer mínimamente el brutal crecimiento de Facebook, que multiplicaba sus usuarios activos a un ritmo récord. Google ya se había cansado de perder dinero y mercado, así que decidió que esa vez iría en serio.

· El “concepto de Google+” atentaba un poco contra Twitter: Google+ no nacía únicamente como un concepto “lúdico” y de “conectar con amigos” similar al de Facebook: también quería introducir funcionalidades profesionales (grupos de trabajo), o de conectar con referentes (“siguiendo” a usuarios importantes), lo cual resolvía funcionalidades propias de Twitter. El problema de Twitter siempre ha sido su dificultad para crecer en comparación con otras plataformas, “ahora sólo nos falta tener que pegarnos nada menos que con el todopoderoso Google, que encima tiene acceso a todos nuestros datos”.

· Indexar tweets y mostrarlos en las SERPs sí, ¿y qué más? Como hemos apuntado previamente, Google ya podía –y puede- rastrear los resultados “públicos” de Twitter. Con ese acuerdo Twitter simplemente les permitía un acceso directo a toda la información, “facilitando el trabajo” a cambio de visibilidad. Sin embargo, con la recién lanzada G+, ¿cuándo iban a aparecer actualizaciones de estado en los resultados del buscador de una red que –en el fondo- era competencia, por delante de las actualizaciones de su propia plataforma? Todavía hoy en día es frecuente encontrar resultados de Google+ en SERPs, incluso de keywords bastante competidas:

SERP de la keyword “aprender SEO”

SERP de la keyword “aprender SEO”. Encontramos dos resultados de Google+ en la primera página (se muestra uno). “Aprender SEO” arroja 560.000 resultados en Google España y tiene más de 100 búsquedas mensuales (según SEMrush).

Google juega en casa, y es normal que ponga sus propias reglas. Sin embargo, ¿cuánta de esa información que proporcionaba Twitter no iban a aprovechar para reorientar la estrategia de su nueva y flamante red social? Mejor cortar de raíz el asunto.

Twitter pensó “ya estoy creciendo mucho por mí mismo, no necesito alimentar de información a quién se ha convertido en un competidor directo para mí” y cortó con Google.

El acuerdo actual: ¿Qué ha cambiado?

El lector podría pensar que la situación actual, cuatro años después de la cancelación de ese acuerdo, es parecida; ¿qué ha cambiado para que estas dos empresas hayan decidido renovar su acuerdo? Vamos a verlo:

Twitter ya no es una promesa: necesita realidades palpables

Twitter sigue necesitando crecer, en todos los sentidos: Con algo más de 270M de usuarios activos mensuales (aunque haya 500M de cuentas registradas), Twitter sigue siendo una red social pequeña. Ya dando por imposible acercarse a Facebook -1,44 billones de usuarios activos mensuales en marzo de 2015-, también ha sido superada por otras plataformas más nuevas y a priori “menores”, como por ejemplo Instagram (300M de usuarios activos mensuales) o Whatsapp (más de 800M de usuarios activos mensuales). * Los datos estadísticos están tomados de artículos de Vilma Núñez y David G. Bolaños.

Por si fuese poco, su valor como empresa tampoco está para tirar cohetes. Pese a que los 24.500 millones de dólares en los que está valorado pueden parecer una barbaridad, una “simple aplicación móvil” como Uber, ya ha doblado su valor tras la última ronda de financiación.

Además, Twitter ya no es una start-up. Con la necesidad de traducir los usuarios en ingresos, han optado por un modelo de negocio parecido al de Facebook con un mercado más de 530 veces menor y, en mi opinión, peor planteado; ya que las posibilidades de segmentación son infinitamente menores. Así que necesitan nuevos usuarios activos como el comer. Pese a que los resultados económicos no son del todo malos, el escaso crecimiento en términos de usuarios activos está limitando mucho las expectativas que genera la empresa. Ya no estamos en 2009. Twitter necesita dar ese salto para consolidarse en el mercado tecnológico y no sentirse permanentemente amenazada.

El mobile lo monopoliza todo

Que el mobile ya es el presente del mercado digital es una obviedad sobre la que no hay necesidad de quemar tinta. Como dato para los escépticos, en 2014 el volumen de tiempo de navegación global en dispositivos móviles ya superó al desktop, y es una previsión evidente que esa brecha seguirá incrementándose durante 2015.

Twitter siempre se ha adaptado bien al móvil. Eso fue una ventaja competitiva que cada vez lo es menos, ya que cada vez hay más y más apps y proyectos nacidos para ser explotados estrictamente en clave mobile que le comen terreno en todos los frentes (mensajería, imágenes, noticias…). Sin embargo, sí supone una ventaja competitiva para Google, que mientras planea un ambicioso modelo de integración vertical que derive en su conquista definitiva del mundo móvil, tiene que resignarse a ver como Facebook le lanza golpe tras golpe en este contexto, punto sobre el que nos detendremos en el siguiente párrafo.

Facebook: un enemigo común

Facebook se ha convertido en el rey:Las cuatro apps más descargadas del mundo son Facebook, Facebook Messages, Whatsapp e Instagram; y las cuatro pertenecen al conglomerado empresarial de Mark Zuckerberg. El joven visionario se está comiendo el mercado móvil, y en sus movimientos recientes se intuye una estrategia que podría hacerle mucho daño a Google a corto y medio plazo.

Hace tiempo que, además, Facebook trabaja duro para convertirse en el canal prioritario a través del cual los usuarios se acostumbren a consultar información relevante; función que idealmente debería haber sido siempre patrimonio de Twitter y, por supuesto, de Google. Ambas empresas han encontrado en la mayor red social del mundo un enemigo común, y parece lo suficientemente poderoso como para ponerse de acuerdo y aunar fuerzas contra su amenazadora hegemonía.

Además, tras 4 años sumando millones de usuarios pero sin conseguir crear una verdadera masa de fieles que empleen la plataforma en su día a día para interactuar con sus contactos, Google+ ha dejado de ser una amenaza. Parece evidente que Google ha arrojado la toalla en al respecto de intentar que hablemos con nuestros amiguitos en su plataforma, y Twitter probablemente ya no se siente amenazado por un proyecto cuyo estancamiento hace años que parece evidente.

¿Te ha gustado esta primera parte del artículo? Seguiré aportando reflexiones e información relevante sobre el acuerdo entre estos dos gigantes tecnológicos en el próximo artículo, que se publicará muy pronto en este mismo blog.

Espero que compartas este contenido en redes sociales, y me dejes un comentario si tienes algo que decir o alguna duda.

Víctor Iturrioz Pallejà se dedica al marketing online desde hace más de 6 años. En el proceso, ha tenido tiempo de trabajar para grandes, medianas y pequeñas empresas, así como montar su propio negocio. Ha tenido la suerte de poder aprender de algunos de los mejores. Actualmente, trabaja como consultor independiente y docente de marketing online para distintas empresas, y colabora en diferentes publicaciones compartiendo sus reflexiones y conocimientos. También se puede encontrar sus artículos sobre online marketing en su propio blog: victoriturrioz.com

2000 es el número máximo de caracteres permitido
Have a Suggestion?