¿Qué es la tasa de rebote y cuándo es buena?

Connor Lahey

oct 11, 202117 min de lectura
Tasa de rebote

TABLA DE CONTENIDOS

La tasa de rebote de una web es importante porque te indica lo comprometidos (o no) que están tus usuarios con el contenido del sitio o con su experiencia.

La tasa de rebote se calcula cuando alguien visita una página individual de tu web y no hace nada en la página antes de abandonarla. Más específicamente, esta métrica mide cuántos visitantes abandonan una página sin realizar una acción específica, como comprar algo, rellenar un formulario o hacer clic en un enlace.

Si eres un profesional de marketing, es importante que entiendas la tasa de rebote y cómo impacta en tu estrategia general, así como en tu analítica web. Por ejemplo, un porcentaje de abandono alto, puede indicar problemas de SEO técnico, como que el tiempo de carga de tu página sea demasiado lento.

En esta guía, hablaremos sobre qué es una buena tasa de rebote y formas de mejorar un rebote elevado, lo que mejorará tus ratios de conversión y tus rankings de búsqueda orgánica y por ende, el porcentaje de usuarios interesando en tu web.

¿Qué es el porcentaje o tasa de rebote?

La tasa de rebote es el porcentaje de usuarios que visitan un sitio web y lo abandonan por la misma página sin llegar a interactuar con ella.

Si nuestra web es un blog o una web de tipo “Single page”, cuando miramos el Analytics nos llevamos un susto y vemos tasas altísimas de rebote.

Esto es normal cuando partimos de una configuración “por defecto” de nuestra analítica y es tan normal que en en ese tipo de páginas he oído dar como aceptables tasas de rebote del 80% porque son normales y es por como mide Analytics.

La razón es sencilla en ambos casos:

Alguien encuentra en un buscador un fantástico artículo publicado en nuestro blog, lo visita, lo lee entero, le gusta mucho y se va.

Analytics lo cuenta como rebote y tiempo de permanencia “cero”.

Alguien visita nuestra web “single page”, hace scroll, se lee todo el contenido, y se va.

Rebote y tiempo de permanencia “cero” también.

En ambos casos estamos consiguiendo objetivos, nos leen, hacen scroll, pasan tiempo en la página pero Analytics no nos lo dice y como funciona así, hacemos un ejercicio de fe y aceptamos rebotes del 80% o más.

¿Qué es una buena tasa de rebote?

Para definir qué es una buena tasa de rebote para tu web, es importante que entiendas la diferencia entre una tasa alta y una baja.

Una tasa alta significa que la duración general de la sesión de un visitante es corta; visitan una página de tu web y se van. Una tasa alta significa que los visitantes pasan tiempo en la página haciendo uso de los enlaces disponibles.

En términos de bueno vs. malo, una tasa de rebote alta no siempre es algo malo. Una buena o mala tasa de rebote son términos relativos cuya definición puede cambiar según diferentes criterios, incluyendo los subjetivos. Por ejemplo, según Google:

Si el éxito de tu web depende de que los usuarios visualicen más de una página, entonces, sí, una tasa de rebote es mala… Por otro lado, si tienes una web de una sola página como un blog, u ofreces otros tipos de contenido para los que son normales sesiones de sola página, entonces un porcentaje de rebote alto es perfectamente normal.

Otra forma de entender los matices entre una buena y una mala bounce rate o tasa de rebote es pensar en la arquitectura de la web. 

Pensemos en una web ecommerce. La página de inicio puede tener una tasa de rebote más alta que cualquier otra página, porque tu interés es que los usuarios pasen más tiempo en las landing page donde se realizan las compras, como las páginas de productos. Significa que el usuario ha encontrado lo que buscaba.

Dicho esto, ¿qué es una buena tasa de rebote? Una tasa de rebote de entre el 56% y el 70% es alta, mientras que entre el 41 y el 55% puede considerarse baja. Una tasa de rebote óptima están entre el 26 y el 40%.

Puedes comprobar la tasa de rebote de una página usando nuestra herramienta Análisis de Tráfico, donde además podrás ver la duración media de una visita, las visitas a la página y el número total de visitas únicas.

analisis de la tasa rebote

¿Qué significa una tasa de rebote del 100%?

Una tasa de rebote del 100% de una página significa que todos los usuarios que han accedido a esa página se han ido sin navegar o interactuar más. A no ser que sea una página sin ningún tipo de posibilidad de navegación posterior, es posible que haya algún problema si tienes una tasa del 100%.

Tasa de rebote vs. tasa de salida

Cuando se habla de las tasas de rebote, otro término que surge con frecuencia es la tasa de salida. La diferencia entre la tasa de rebote y la tasa de salida no siempre se comprende bien, ya que ambas son similares. 

Si la tasa de rebote es una métrica que mide la cantidad de sesiones únicas de una web, la tasa de salida es la cantidad de personas que abandonan una página específica, incluso si originalmente no llegaron a ella.

Por lo tanto, si una persona llega a la página 1 de tu web y hace clic en el botón de volver del navegador hacia la página de referencia, eso es un rebote. Pero si están en la página 1 y luego van a la página 2 y luego salen del navegador, eso se considera una salida.

En términos de análisis, un rebote puede indicar una falta de interés en un sitio, pero una gran tasa de salida puede indicar que estás teniendo problemas con la optimización de la tasa de conversión (CRO). A pesar de que alguien haya mostrado suficiente interés en visitar más de una página, es probable que vuelvan al motor de búsqueda para encontrar la respuesta que buscan.

¿Cómo analizar la tasa de rebote?

Para analizar la tasa de rebote puedes usar Google Analytics. Allí dentro deberás ir a: Comportamiento -> Contenido del sitio -> Páginas de destino. Allí te aparecerá la tasa de rebote por cada página.

Si quieres bajar tu tasa de rebote, debes considerar lo que puede estar afectando negativamente, incluyendo:

  • Velocidad de carga lenta
  • Pop-ups
  • Plug-ins innecesarios
  • Usabilidad pobre
  • Etiquetas de título y meta descripciones que estén pobremente optimizadas
  • Páginas en blanco y errores técnicos
  • Contenido de baja calidad
  • Páginas que no estén optimizadas para dispositivos móviles 
  • Configuraciones de Google Analytics pobremente implementadas (como un código de seguimiento mal configurado)

Por eso, si quieres reducir tu tasa de rebote, hay varias cosas que puedes hacer. Estas son algunas de las más importantes:

Revisa las páginas con los volúmenes de salida más altos

En Google Analytics, navega por Comportamiento > Contenido del sitio > Páginas de salida para encontrar las páginas con los volúmenes más altos. 

Verás las páginas donde la mayoría de la gente abandona tu sitio y te permitirá saber quién viene de otra página. Ambos tipos de información te ayudarán a realizar cambios para mejorar tu tasa de rebote. 

Revisar análisis in-page

Recuerda que puedes comprobar fácilmente la tasa de rebote de una página usando nuestra herramienta Análisis de Tráfico, pero puedes examinar la página en Google Analytics si quieres una información más matizada.

Con Google Analytics, puedes revisar los problemas de rebote y de salida a diferentes niveles. El informe “Todas las páginas” proporciona las tasas de rebote de páginas individuales, mientras que el informe “Visión general de la audiencia” proporciona la tasa general de todo tu sitio.

Puedes usar el informe de “Canales” para ver la tasa de rebote de cada grupo de canales y el informe “Todo el tráfico”, que proporciona las tasas de rebote de cada fuente/medio. 

Después de hacer cambios, puedes volver a la herramienta Optimize para probar diferentes versiones de una página para determinar cuáles fomentan una mayor participación de los usuarios.

Comprueba el tiempo en el sitio

Para entender los datos de tu tasa de rebote, necesitas considerarlos en contexto con otras métricas de la página del sitio. 

Por ejemplo, es importante hacer una comparación cruzada con métricas de tiempo en el sitio. Puede ayudarte a determinar si un problema afecta a todo el sitio o si se trata de una página en particular. Si tienes una página de blog con una alta tasa de rebote y poco tiempo en el sitio, el contenido no está haciendo su trabajo.

Utiliza las pruebas A/B 

Si estás desarrollando estrategias de mejora para tu web, las pruebas A/B son una excelente manera de saber cuáles funcionan mejor. 

Si tienes dos páginas de ventas diferentes para un producto, la página A y la B, con diferentes diseños y llamadas a la acción (CTAs) o call to action, puedes poner en marcha pruebas A/B. 

Este tipo de pruebas muestran una página a la mitad de los visitantes y la otra a la otra mitad. Los resultados mostrarán qué página consigue retener más tiempo a los visitantes.

Optimiza el móvil

Debido al creciente número de personas que acceden a la web desde dispositivos móviles y a que Google está dando prioridad al móvil, tu sitio debe estar optimizado para este tipo de tráfico. 

Un buen diseño no sirve de nada si la página tarda mucho en cargarse en un smartphone, empujando al usuario a encontrar otras fuentes de información para lo que están buscando.

Haz tus páginas fáciles de leer

Si tu página es de un gris denso y tienes una alta tasa de rebote, no te sorprendas. Debes hacer que la página sea más atractiva y legible con más espacios en blanco, un tamaño de página más grande, subtítulos que dividan los bloques de contenido y párrafos más cortos y fáciles de leer. Debes ser más Hemingway que Tolstoi.

Incluye CTAs claros y considera sus ubicaciones

Si tienes una página con contenido fuerte y optimizado, necesitas pensar en el tipo de acción que quieres que realicen los visitantes. Una llamada a la acción bien colocada debería desencadenar esta acción.

Si bien es perfectamente posible tener más de un CTA, demasiadas pueden confundir o hacer que las personas pierdan el interés. 

La ubicación del botón del CTA en la página, el color, el texto y el tamaño son fundamentales. Por ejemplo, Apple sugiere botones CTAs de al menos 44 píxeles de alto.

Revisa tu metadescripción

A veces, reducir las tasas de rebote es cuestión de que alinees las expectativas. Si tu meta título, meta descripción y URL de la página no coinciden con lo que publicas, ¡rebote! No olvides incluir las palabras clave a la meta descripción. Si ofreces lo que prometes en los resultados de búsqueda, tendrás una página ganadora.

Alcanza el tráfico de palabras clave con alto valor

Una palabra clave no es solo una palabra clave. Algunas tienen más valor que otras. Estas palabras clave pueden variar según la parte del embudo de ventas donde estén ubicadas, generar tráfico y conseguir autoridad o generar conversiones cuyo interés hayas captado. 

Si eliges una palabra clave que genera tráfico a tu web, ofrece la promesa que has formulado con el contenido adecuado.

¿Es importante el porcentaje de rebote en SEO?

Que Google tuviera en cuenta únicamente la interacción del usuario, según los saltos que daba en un sitio web, sería un error. Entre otras cosas porque Google no usa los datos de Analytics para esto, y porque no todas las webs usan este software. El factor del tiempo empleado durante la sesión también determina la calidad del sitio.

Usa el SEO para mejorar la tasa de rebote

La tasa de rebote es un factor de posicionamiento importante y es una métrica clave para conocer el estado de tu sitio. Semrush proporciona herramientas de SEO comprobadas que ayudarán a cambiar los altos porcentajes de personas que abandonan tu sitio a un mayor número de personas comprometidas y listas para realizar transacciones comerciales. 

Tanto si deseas realizar una investigación competitiva más efectiva, una investigación de palabras clave, generación de backlinks, seguimiento de posiciones o SEO técnico y on-page, Semrush te ofrece todo lo que necesitas. 

Por ejemplo, con nuestra herramienta On Page SEO Checker, introduces la URL de la página que quieres comprobar y consigues ideas de palabras clave que te permiten saber cómo funcionarían antes de implementarlas.

Los resultados te proporcionarán nuevas ideas de contenido, backlinks, estrategia, experiencia de usuario y mucho más. Implementándolas, puedes cambiar las tasas de rebote más altas en saltos de alegría a medida que consigues más participación de los usuarios.

¿Cómo medimos correctamente el porcentaje de rebote?

Primero, establezcamos cuando una web “Unique Layout” o un artículo de blog (desde ahora página para simplificar) ha conseguido su objetivo.

Esto no te lo puedo decir yo, eres tú el que debe definir un objetivo concreto y realista, yo te puedo dar algunas ideas:

Si creemos que nuestro artículo se puede leer en unos 4 minutos, exigir un tiempo de permanencia de 3 minutos nos puede parecer razonable.

Tal vez medir si hacen scroll de un mínimo del 50% de nuestra página.

Si un artículo contiene un vídeo de 5 minutos, ¿por qué no medir una permanencia de un mínimo de esa duración?.

Usa el sentido común, pero has de definir un objetivo.

Cuando tengas definido este objetivo, deberás generar un “hit” cuando este se consiga haciendo que Analytics lo registre.

Así, la página no contará como rebote y obtendremos una conversión definida según nuestro criterio.

El efecto en Analytics será como si hubieran ido a otra página, pero sin hacerlo.

Vale, ahora vamos a aprender a generar ese hit cuando se cumpla nuestro objetivo… y para ello generaremos un evento.

¿Cómo programar eventos en Analytics sin saber programar?

Lo que os cuento no es nuevo, el problema radica en que normalmente para generar esos hits hay que programar.

Sí, me refiero a picar código en nuestra página.

La buena noticia es que no vamos a escribir ni una sola línea de código para hacerlo.

Para empezar nuestro ejemplo, vamos a definir qué daremos como conversión si una visita consume 2 minutos en nuestra página.

Este tipo de evento es de los más sencillos de programar pero, algunos son muy complejos y, si definimos varios por páginas la dificultad aumenta.

Analytics mide los datos de nuestra web porque tenemos un “snippet” o sección de código con nuestro código de seguimiento (un código con el formato UA-xxxxxxxx-x) en todas nuestras páginas.

Si buscas en tu código fuente verás ese código en la sección ”Header” de tu página. Ese trozo de código nos lo da Analytics al dar de alta en la herramienta una propiedad y en muchas ocasiones nos lo inserta de forma automática un plugin de Wordpress o Prestashop, por ejemplo, de forma que solo debemos darle a dicho plugin nuestro código de seguimiento para que modifique nuestras páginas de forma correcta para ser seguidas por Analytics.

En la captura siguiente vemos lo que nos da Analytics al crear nuestra propiedad.

El script que debemos poner en nuestras páginas (1) y nuestro código de seguimiento (2).

Porcentaje de rebote Resultados Analytics

Volvamos a nuestro ejemplo: la forma usual de generar un hit basado en un evento de nuestra elección cuando usamos Universal Analytics, es modificar ese código de Analytics insertado en nuestra página para que genere un evento al pasar 2 minutos.

Algo así:

<script> (function(i,s,o,g,r,a,m){i[‘GoogleAnalyticsObject’]=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,’script’,’//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga(‘create’, ‘UA-xxxxxxxx-x’, ‘miwebdeejemplo.com’); ga(‘send’, ‘pageview’);setTimeout(“ga(‘send’, ‘event’, ‘read’, ’120 seconds’)”,120000); </script>

¿Veis la diferencia con el código que nos proponía Google a insertar?

Hay más código ahora.

¿Qué hace eso?

Ese código modificado y marcado en negrita envía un hit a Analytics (algo que solo ocurre por defecto al cargar una nueva página de nuestro sitio) cuando alguien permanece 120 segundos en una página de nuestro sitio.

Perfecto, eso nos permite medir cuándo conseguimos nuestro objetivo y hacer que nuestro Analytics lo registre como tal… es cierto, es poco código, pero ¿no decías que lo haríamos sin programar nada?¿Esperas que modifique todas mis páginas a mano?

¿Qué es Google Tag Manager?

El método citado funciona perfectamente, y es la forma habitual pero, como siempre, todos podemos aprender cosas nuevas.

En mi caso, mis apreciados Iñaki y Asier, de Lin3s me mostraron un pedazo de herramienta en la cual son una de las pocas empresas certificadas.

Me refiero a Google Tag Manager.

Google Tag Manager, de forma muy simplificada y entre otras muchas cosas, permite a una agencia o departamento de Marketing programar eventos en su página web sin tener acceso al código fuente de la web ni necesitar a los desarrolladores o gente de sistemas.

Te invito a que leas sobre él y te hagas una idea de todas sus posibilidades.

Nosotros nos centraremos en nuestro ejemplo, hacer que nuestro Analytics reciba un Hit cuando un visitante esté 2 minutos en nuestra página.

Cuando creas una cuenta en Tag Manager, lo primero que harás es crear tu contenedor.

Este contenedor, que definiremos como de tipo “para página web” es lo que deberás introducir en tu página web y es algo como esto:

Administrador de etiquetas de Google

Lo primero que debemos hacer es sustituir el código de Universal Analytics que usábamos en nuestra web por el contenedor de Tag Manager.

Si usas un plugin de Wordpress para insertar el código de Google Analytics, desinstálalo y sustitúyelo por uno de Tag Manager.

Por ejemplo, este plugin.

Recuerda que usarás el mismo código UA de siempre para configurarlo.

Si no usas plugins, deberás eliminar el snippet que usabas y deberás introducir el contenedor de etiquetas de Tag Manager en su lugar.

Simplemente haz copy-paste de este código bajo la etiqueta <BODY> de tus páginas.

Ya hemos hecho lo más difícil.

Ahora usemos ese contenedor para insertar una etiqueta que contendrá nuestro código de seguimiento de Analytics y otra para programar nuestro evento.

Recuerda, nuestras páginas tendrán el contenedor de Tag Manager y este contendrá etiquetas.

Creemos nuestra primera etiqueta dentro de nuestra cuenta de Tag Manager:

Vamos a Tag Manager > Etiquetas > Nueva

Selector de etiquetas Tag Manager

Fíjate que podemos introducir etiquetas de Adwords, AdRoll, etc… lo cual nos habla de la potencia de esta herramienta.

Pero no entremos en eso ahora.

Ponemos un título y Seleccionamos producto > Google Analytics > Continuar y configuramos la etiqueta.

Elegimos tipo de etiqueta > Universal Analytics. Continuamos y configuramos la etiqueta de este modo:

Configurar etiqueta en Tag Manager

Hacemos click en Continuar y configuramos el activador. Seleccionamos Todas las páginas.

Listo, etiqueta creada.

Bien, ¿qué hemos hecho?

Hemos generado un etiqueta dentro de nuestro contenedor que ejecuta un evento de página vista cada vez que se carga cualquier página de nuestro sitio.

Es decir, estamos como al principio, con la configuración por defecto de Analytics, pero usando otro método.

Recuerda que si tienes tu código de seguimiento de la forma clásica y ahora lo introduces también mediante una etiqueta dentro del contenedor de Tag Manager estás duplicando ese seguimiento, con lo cual estarás duplicando las visitas reales.

Este nuevo método sustituye al anterior.

Pero es ahora cuando empieza lo bueno.

¿Cómo generar nuestro evento personalizado?

Vamos a generar nuestro evento de objetivo de permanencia de 2 minutos.

Para ello generamos una segunda etiqueta dentro de nuestro contenedor. Repetimos los pasos de la anterior, la llamamos por ejemplo Evento 2 minutos para futura referencia y la configuramos así:

Configurar etiqueta en Tag Manager

Recuerda usar el código de seguimiento (UA-XXXXXXXX-X) correcto, es decir el mismo que usabas hasta ahora.

Hacemos click en continuar y generamos el activador.

Hacemos click en Más > Nuevo > Temporizador y lo configuramos así:

Temporizador de Tag Manager

Guardamos el activador.

Esto lo que hará es enviar un solo Hit cuando hayan pasado más de 2 minutos en alguna de nuestras páginas.

Si en lugar de “coincide con la expresión regular /*.” ponemos “contiene /landingpage” por ejemplo, se dispararía en la página www.ejemplo.es/landingpage.html” o en “www.ejemplo.es/landingpageversion2.html” pero no en la home.

Tú decides donde se dispara con esa condición.

Con esto tenemos 2 etiquetas creadas:

Una inserta el código de seguimiento de página vista en todas las páginas.

Otra genera un evento que debe cumplir una condición que definimos.

Solo resta ir a la esquina superior derecha de Tag Manager y seleccionar “Crear Versión y Publicar”.

Publicar etiqueta de Tag Manager

Para ver el resultado de nuestro trabajo ve a Analytics.

Recarga tu página web y despliega los informes en tiempo real.

En la sección eventos verás como se dispara el evento que nosotros hemos llamado al configurarlo “No bounce”… 120 segundos después de visitar tu página:

Eventos en Google Analytics

Ya no hay rebote en esa página, puesto que Analytics recibe un Hit.

Desde este momento, toda página donde nuestros visitantes estén más de 2 minutos nunca será considerada como rebotada y así, tu ratio de conversión empezará a tener sentido y estar mejor medido.

Ahora imagina las posibilidades, puedes seguir generando etiquetas y eventos.

Por ejemplo, cuando hagan “Enviar” en un formulario, cuando hagan un 25% de scroll en tu página, etc…

Ya sólo depende de ti, de qué y cómo quieres medir y, todo sin escribir una sola línea de código.

No te conformes con tasa de rebotes altas y las asumas como normales.

En su lugar acostúmbrate a medir, solo así tendrás datos y respuestas que permitirán que sepas tu situación y resultados reales y de esa forma puedas tomar decisiones correctas.

Como ves, no es necesario saber programar para conseguir medir de forma correcta.

Dime, ¿es alto el porcentaje de rebote de tu página?

Compartir
Encuentra palabras clave en segundos

Impulsa tus resultados de SEO con una poderosa estrategia de keywords

Herramienta gratuita de palabras clave

Author Photo
Content strategist, SEO and writer. Enjoys monitoring SERP volatility. You can find me reading Tolkien in the far north of Norway.