es
English Español Deutsch Français Italiano Português (Brasil) Русский 中文 日本語
Enviar post
Ir a Blog
Marina Brocca actualizado

Vender por Internet: las reglas legales que no debes olvidar

98
Wow-Score
La Wow-Score muestra si una entrada de un blog crea o no interacción. Se calcula en base a la correlación entre el tiempo de lectura activo de los usuarios, su velocidad de desplazamiento y la longitud del artículo.
Marina Brocca actualizado
Vender por Internet: las reglas legales que no debes olvidar

“Vender por Internet”, “Obtener ingresos por internet”, “Cómo monetizar un blog” eran temas sobre los que Virginia investigaba y leía obstinadamente, sin atreverse a dar el paso, al fin de cuentas, tenía un trabajo estable y eso de vivir de tus sueños suena de fábula, si tanta gente vive de Internet, ¿por qué yo no?, se decía.

Finalmente, después de leer un número descabellado de posts sobre el tema decidió dar el paso, era muy sencillo según explicaban.

Básicamente necesitaba:

  • Buscar un nombre de dominio que no estuviera registrado - hecho.

  • Contratar un hosting - hecho.

  • Configurar la web y su estructura - chupado con la plantilla que me pasó Mari.

  • Diseñar el aspecto del blog - mi sobrino me ayuda con esto.

  • Crear y publicar contenido - haré un refrito de todo lo leído.

  • Buscar una plataforma para e-commerce - buah, esto lo soluciono con un plugin.

  • Insertar una pasarela de pago - uf, lo mismo me toca pagar para esto.

Todos los posts que había leído decían que era todo lo necesario para comenzar y mucha pasión, positivismo y visualizar el éxito claro, eso era lo más importante y lo tenía.

Vamos, otra cosa no, pero lo de verse con el portátil en la palmera a lo Rubén Alonso lo tenía más que visualizado.

Vender por Internet - Caso Rubén Alonso

Trampas y mentiras de vender en Internet 

Así comienzan prácticamente todos los que inician su andadura online y muchos de los que tienen ya sus blogs consolidados, omitiendo el tema legal y este es un error que puede salirte muy caro.

Virginia no era la excepción, había leído alguna cosa sobre el dichoso “RGPD” y otras siglas del estilo pero sinceramente ¿quién se iba a fijar en los textos legales? 

Y por otro lado, ¿quién iba a inspeccionar o denunciar a un blog tan insignificante como el suyo? 

¡Si apenas tenía visitas! 

Está claro que la legalidad puede esperar, pensó.

Y aquí comienza la trampa:

  • No importa el tamaño 

Seas grande o pequeño, todos debemos cumplir con nuestras obligaciones legales. 

No cometas el error de pensar que por tener un blog pequeño, estás exento de obligaciones legales.

  • No importa la cantidad de visitas 

Da igual que tengas 10 mil visitas diarias o 5 o ninguna, si tienes mecanismos para recabar datos personales, utilizas cookies de terceros (como analytics) o tu blog permite realizar transacciones económicas, debes cumplir con la legalidad.

  • No importa si monetizas o no 

Otro error es pensar que sólo los blogs o web que monetizan tienen obligaciones legales. 

No es cierto, cumplir con la legalidad es independiente de la monetización, cierto es que si realizas transacciones online, te aplican más leyes.

Recuerda: El desconocimiento de las leyes no exime de su cumplimiento

Vender en Internet es un caramelo que todos los que optamos por el autoempleo o por librarnos del tedio del trabajo asalariado, queremos saborear. 

Virginia también lo deseaba.

Es genial eso de tener ingresos recurrentes, escalables, trabajando desde el sofá o desde una palmera, siendo libres y soberanos de nuestro tiempo.

¡Qué maravilla!

Es lo que nos venden los gurús del Lifestyle, sólo necesitas visualizar tu pasión y hacer que esa pasión se convierta en una máquina de generar billetes. 

Todo el mundo puede vivir de un blog.

Muchos de estos seres iluminados y de mentes preclaras del emprendimiento, hablan de las ventajas y los beneficios de vender por Internet, pero nadie nos explica las obligaciones y riesgos de incumplirlas.

De hecho, me consta que hay alguno que incluso se mofa de ellos en sus congresos, diciendo que lo del RGPD es un memez y que dedicar recursos a ello es de pardillos.

Otros, “más cautos”, te dicen que esperes a consolidar audiencia y luego, si eso, te ocupes de la parte legal.

Aquí comienza la gran mentira:

  • Vender en Internet es fácil y sencillo: cualquiera puede vender online.

  • Para vender online, no necesitas ninguna clase de requisitos ni obligaciones legales (o al menos, no al principio).

  • Nadie se va a fijar en la parte legal, no pierdas tiempo en eso.

  • A nadie le importa si cumples o no, mientras el contenido sea bueno.

Estupendo: “ Internet es el reino de la anarquía”.

Cómo estarás adivinando, estoy abusando del sarcasmo, porque se trata de grandes mentiras que pueden generar consecuencias desastrosas a quien se las toma en serio.

El problema es que hoy en día, muchísima gente así lo cree.

Tácticas para hacer crecer tu negocio

Descubre todo lo necesario para ganar tráfico e impulsar ventas

Please specify a valid domain, e.g., www.example.com

Lo que debes saber antes de vender en Internet y nadie te cuenta

Nos dijeron que si no estábamos en el mundo online no existíamos ni personal ni profesionalmente.

Cierto.

Y con esas, nos lanzamos todos como pollos sin cabeza a intentar vender en Internet sin conocer las reglas de juego.

Es posible que a estas alturas puedas escribir un tratado sobre SEO o que conozcas las estrategias más novedosas de generación de leads, ¿verdad?

Es lógico, el 99% de los posts que leo hablan de como vender en internet, de cómo conseguir leads, de cómo hacer funnel imbatibles, de cómo posicionar tu marca y bla bla bla, quizás soy muy optimista si te digo que sólo el 1% te explica además, cómo hacerlo legalmente.

Si de verdad quieres que tu blog sea capaz de vender sólo necesitas una cosa: ganarte la confianza de tus usuarios.

Y eso es imposible si tienes un blog que se salta a la torera los derechos de tus dichos usuarios.

Para empezar, vender en Internet tiene reglas legales que deberías conocer antes de lanzarte a la locura emprendedora o a la fiebre del blogging.

¿Te imaginas montar un restaurante sin tener las licencias y permisos?

A nadie se le ocurre, pero en online sí.

Todas las técnicas, estrategias y tácticas giran en torno a conseguir esos nuevos clientes que pululan en el universo online y que tienen derechos que deberías conocer y respetar antes de crear un blog o ponerte a vender por internet.

Marketing de contenidos, videomarketing, marketing emocional, neuromarketing, Social Media, Inbound Marketing, transmedia … todos ellos comparten la misma premisa: ayudarte a conseguir vender en internet, pero no podrás vender en online si no cumples las leyes que regulan la venta online y si traicionas la confianza de tus posibles compradores.

Pero de esto nadie habla.

Más sobre esto Estrategias de venta: ¿cómo superar a tu competencia? Post Jesús Madurga López

¿Paradójico no?

Que aburrimiento, la legalidad es un rollo, es el aguafiestas.

A menos que solo disfrutes aporreando teclas para llenar un blog de pensamientos trascendentales (o no tanto), lo normal es que quieras tener una página web que no te genere problemas y no te ponga en apuros.

Estoy convencida de que la mayor parte de los blogueros que quieren vender en online quiere tener su blog en regla y no meterse en ningún berenjenal.

Ningún ser sensato elegiría hacer las cosas mal pudiendo hacerlas bien desde el inicio. 

Y menos, si pretende vivir de un blog, vender por Internet o consolidar una comunidad.

A nadie le gusta que le pongan la cara colorada o peor, que le llegue una denuncia. 

El problema es que nadie les habla de la legalidad o los requisitos legales que toda web o blog debe cumplir obligatoriamente.

Por eso, debes saberlo: si tienes un blog, hay regulaciones que te afectan y que debes cumplir obligatoriamente.

¿Por qué deberías tener un blog legal y vender legalmente?

Hace poco asistí a una entrega de premios. 

Fue demoledor ver que 2 de los 3 premiados carecían de elementos legales que garantizaran los derechos de los cientos o miles de usuarios que se relacionaban a diario con esos dominios.

¿Crees que le darían una estrella Michelin a un restaurante que careciera de licencia o habilitación para servir comida?

¿Es impensable verdad?

Por muy extraordinario que sea el chef, si carece de garantías sanitarias para servir sus delicias, lo más probable es que le clausuran el garito y acabara en la cárcel por atentado a la salud pública.

Pero una web o un blog pueden recabar y almacenar millones de datos sin ofrecer ninguna garantía de tratamiento seguro y responsable.

Comentando mi estupor con una colega marketera muy lista y hablando de mi perplejidad por esta falta de conciencia y responsabilidad a los derechos de los usuarios y las obligaciones legales, mi amiga sabia y redicha me dijo lo siguiente:

“Si el contenido es el rey, tener un blog o una web ilegal, es como servir un vino reserva en un vaso de plástico sucio”

Y me saqué el sombrero ante esta afirmación tan preclara.

Por muy bueno que sea el contenido, si el continente, en este caso la web o el blog, es un chiringuito ilegal y sin garantías, es un despropósito.

Y créeme que no exagero. 

Es absurdo invertir en un dominio, diseño, en contenido, en SEO, en AdWords y tener el blog en modo ilegal.

Es un disparate y un sinsentido.

Y aquí el quid de la cuestión legal:

  • Si para vender en Internet debes cumplir con la legalidad.

  • Si es esencial para generar confianza en tus usuarios y compradores.

  • Si es un requisito obligatorio y necesario para trabajar con garantías.

  • Si tu propia web puede delatarte como ilegal e infractor.

  • Si es la forma correcta y honesta de tratar a tu audiencia y compradores.

  • Sí eludir la legalidad significa comprometer toda tu lista y tus campañas.

  • Si te pueden sancionar por vender sin garantías legales.

  • Si estar en modo ilegal perjudica tu imagen y tu reputación de vendedor.

  • Si además pierdes una ventaja competitiva.

  •  Si se lo pones fácil a tus hater y a tu competencia.

  • Si arriesgas la continuidad de tu negocio.

¿Por qué todavía hay tantos blogueros que venden en online de forma ilegal?

Lo cierto es que nadie debería vender en Internet al margen de la legalidad.

  • Hacerlo es asumir riesgos inasumibles que pueden comprometer toda tu estrategia, tu imagen, tu reputación, tu bolsillo y la continuidad de tu negocio.

  • Es entorpecer la confianza de tu audiencia

  • Es servir un vino reserva en un vaso de plástico sucio.

Puedes comprobar tú mismo cuánto de legal o ilegal es tu web en este test.

Los nuevos paradigmas para vender por Internet legalmente

No podemos pretender vender nada si desconocemos los principios legales que regulan las relaciones comerciales en el mundo online entre usuarios y prestadores de la sociedad de la información.

Estos principios legales que regulan la venta online son los que permiten crear entornos de confianza en donde los usuarios puedan apoyar sus decisiones de compra.

Así de trascendental es la cosa.

Toda venta se basa en la capacidad de establecer una relación de confianza con los posibles compradores y vender al margen de la legalidad es lo contrario a establecer un vínculo de confianza.

La legalidad o la falta de legalidad de un blog o una web, marca la distancia entre la venta segura y una que no lo es.

Con el RGPD, además, se han intensificado las evidencias de cumplimiento, y cualquiera pueda identificar claramente una web que cumple de una que no.

Si quieres vender en Internet, conoce y respeta los derechos de tus clientes.

Si te pregunto: ¿qué derechos crees que tienen los usuarios de tu web o los clientes que generas gracias a tu web?

¿Qué me contestarías?

Y si me pongo un poco más pesada y te pregunto además qué es lo que tienes que hacer en tu blog, web o e-commerce para garantizar esos derechos.

¿Qué responderías entonces?

Es posible que te quedes un rato largo mirando al infinito, les pasa a casi todos, así que, no te lleves un disgusto.

Lo primero que deberías saber es cuál es el marco legal que regula las comunicaciones comerciales y la venta en Internet, porque desde el momento en que decides gestionar información de personas, debes conocer sus derechos, aunque solo gestiones una lista de suscriptores.

Se trata de regulaciones destinadas a proteger los intereses de los consumidores y usuarios, algo esencial para el crecimiento de la economía digital.

 ¿Qué leyes regulan cómo vender en Internet?

No voy a aburrirte con artillería legal, solo pretendo enumerarte las que te afectan de modo directo y que deberías conocer, obligatoriamente si vas a vender en online.

Y es que, aunque solo tengas un blog con una lista de suscriptores y aunque no generes actividad económica, deberás necesariamente incorporar a tu operativa dos regulaciones esenciales:

Además, te afectan otras regulaciones específicas que te enumero a título descriptivo:

  • Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo, Ley 23/2003, de 10 de Julio.

  • Ley General de Publicidad, Ley 34/1988 de 11 de noviembre

  • Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, Ley 26/1984 de 19 de Julio.

  • Ley de Ordenación del Comercio Minorista, Ley 7/1996, de 17 de enero.

  • Ley de Condiciones Generales de Contratación, Ley 7/1998, de 13 de abril.

  • Ley de Firma Electrónica, Ley 59/2003 de 19 de diciembre.

  • Ley sobre Contratos celebrados fuera de los Establecimientos Mercantiles, Ley 26/91 de 21 de noviembre.

Igual que es un disparate y una temeridad conducir un coche sin carnet, igual de descabellado resulta pretender vender en Internet sin tener un marco legal que te ampare.

El usuario necesita elementos claros y contundentes que afiancen su confianza y generen credibilidad, pero eso la mayoría cree que lo resuelve poniendo su foto en la home y un plugin de cookies y ya está.

Vamos, ¡seamos serios!

Reglas para vender legalmente en Internet

Tu web o tienda online es tu carta de presentación:

  • Puede ser legal, segura y confiable.

  • O puede ser justo lo contrario.

Tú decides cómo quieres que se perciba tu web.

Lo que está claro es que tu web puede delatarte como infractor y eso es muy malo para el negocio.

Hay algunas reglas básicas que deberás conocer si quieres que tu estrategia de venta en Internet no naufrague, entre ellas, cómo aprender a captar registros legalmente.

Regla 1: transparencia informativa, los textos legales imprescindibles

Para vender en Internet necesitas recabar información personal de usuarios y clientes, incluyendo datos de pago. 

No puedes requerir ningún dato sin informar claramente a esas personas sobre cuestiones básicas relativas al tipo de tratamiento que harás de esa información y todo lo que afecta a la transición económica que van a realizar en tu web.

  • No puedes pretender vender en Internet si vas encapuchado y el comprador no puede identificarte ni localizarte en caso de necesitar reclamar o recibir soporte.

  • Tampoco puedes ofrecer un producto o servicio online si no detallas las condiciones comerciales de esa prestación.

  • Y tampoco puedes vender en Internet si no formas a tus compradores sobre los derechos que tienen sobre su información y su compra.

Para ofrecer esa información, necesitas incluir textos legales visibles, accesibles y comprensibles que garanticen la transparencia en las transacciones que realices en tu web y en dónde todo quede meridianamente claro.

El usuario o comprador debe tener toda la información disponible antes de finalizar la compra y nunca será una venta legal a menos que le hayas proporcionado toda la información que la ley te exige aportar.

Concretamente deberás contar con los siguientes textos legales:

  • Aviso legal.

  • Política de cookies.

  • Política de privacidad.

  • Términos o condiciones de contratación.

Estos textos deberán estar en el footer de la web de forma visible y accesible en todo momento.

El aviso legal, la política de privacidad, las condiciones de contratación y la política de cookies son las únicas herramientas de las que dispone el usuario para decidir si le interesa o no relacionarse comercialmente contigo.

Y por cierto, que no te pase lo mismo que a Vueling, que pensó que lo de las cookies era una patraña y le costó 30.000€ la broma.

A ti supongo que no te sancionarían con tanto pero, desde luego, no puedes subestimar el peligro de no tener las cookies de tu web en regla.

Luego vas a necesitas:

  • Primeras capas informativas con formularios (cada uno necesita una diferente).

  • Cláusulas informativas para tus comunicaciones (email, boletín, etc) y en tu web.

En caso de vender en Internet y realizar cualquier tipo de contratación por vía electrónica, la Ley establece obligaciones previas y posteriores a la celebración del contrato.

Esto implica, además del aviso legal y política de privacidad, la redacción del condicionado general de Contratación que deberán incluir:

  • Precios y gastos de envío si los hubiera.

  • Obligaciones de las partes.

  • Proceso de compra.

  • Condiciones de compra: medios de pago, plazos de entrega del producto, medios de entrega al cliente, etc.

  • Garantías y devoluciones.

  • Mecanismos de resolución de conflictos.

  • Desistimiento y resolución.

  • Idioma y fuero judicial.

En definitiva:

Una compra online, debe ofrecer las mismas garantías que una compra física. 

Se trata de establecer las mismas condiciones y de garantizar los mismos derechos y garantías a los usuarios en Internet que los que realizan una compra en una tienda física.

Para que lo entiendas mejor.

¿Crees que tienes las mismas garantías cuando compras un bolso en el top manta del metro que una tienda?

¿Qué clase de tienda online tienes tú?

¿A cuál se parece?

Por otra parte, no puedes copiar textos legales de otras páginas, estás engañando a tus usuarios y además quedas vinculado a unas condiciones que no son las tuyas pero que son las que tendrás que cumplir si alguien te interpone una reclamación.

¿Crees que tus textos legales expresan fielmente la realidad de tu negocio y tus servicios?

Para eso debes preparar cláusulas informativas personalizadas que deberás incorporar en todos los formularios de tu web que capturen datos personales, formularios de suscripción, contacto, fidelización, descargas, captación, etc. 

Regla 2: el consentimiento y permiso para tratar datos y tener listas saneadas

El RGPD se puso muy serio con el consentimiento, ya no vale el consentimiento tácito, ni por omisión o descuido, ni el que consigues haciéndote el sueco.

El consentimiento debe ser informado, específico, inequívoco, obtenido mediante un acto afirmativo y demostrable, nada menos.

¿Esto qué significa?

Que todos tus formularios deberán estar adaptados al RGPD.

Por otra parte, debes saber que toda comunicación comercial debe haber sido previamente solicitada o expresamente consentida por el destinatario, a menos que exista una relación comercial previa o haya sido obtenida de fuentes accesibles al Público.

Obtener datos personales de una manera que no garantice la trazabilidad de una campaña o que la comprometa íntegramente, es sencillamente, de una torpeza inclasificable.

Debes aprender a crear listas de suscriptores legalmente válidas y libres de sanciones que te permitan gestionar tus comunicaciones de manera segura, responsable y comprometida con los derechos de tus usuarios.

Descubre si estás en modo infractor y puedes acabar transformando tu estrategia en un Chernóbil del marketing

La publicidad que no va precedida de conocimiento y permiso está destinada al fracaso y además, es ilegal y sancionable.

Y por supuesto:

No compres ni recolectes datos, es alucinante, pero se sigue haciendo.

Que los datos aparezcan en Internet no significa que puedas utilizarlos como te dé la gana.

No puedes exportar datos de redes sociales, páginas web o de la Red en general.

Olvídate de comprar bases de datos, de extraer direcciones de correo de páginas web (no son fuentes accesibles al público) de utilizar datos que no cumplan con la condición de consentimiento expreso porque no solo es ilegal, sino que vuelvo a asegurarte que además es completamente ineficaz.

Recuerda que, en todos los sistemas de captura de información, deberás incorporar un mecanismo de check box para recabar el consentimiento válido de tus usuarios.

Regla 3: elige sólo a prestadores de servicios que te permitan cumplir el RGPD

Como en todo proceso, no basta con que tú cumplas las exigencias del RGPD si las personas que trabajan o colaboran contigo, no respetan las normas y principios del Reglamento General de Protección de Datos.

Elige colaboradores que aporten garantías de cumplimiento y firma un contrato de encargo con cada uno de ellos.

Regla 4: conoce y respeta los derechos de tus usuarios y clientes

Entre las obligaciones establecidas en el RGPD está la de velar por el cumplimiento de todos los principios, derechos y obligaciones establecidos en el RGPD.

Entre otras, permitir a los interesados (titulares de los datos personales), el ejercicio de sus derechos en protección de datos (acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad y oposición).

Como responsable de esos datos, debes permitir que usuarios y clientes que te facilitan datos en tu web puedan ejercer eficazmente esos derechos de protección de datos y saber atender a la mayor breve posible las solicitudes de ejercicio de dichos derechos.

Para poder dar respuesta a esos derechos en tiempo y forma, debes contar con un procedimiento claro que incluya todos los formularios (por cada uno de los derechos) tanto de solicitud, como de respuesta a los mismos.

Regla 5: aplica las medidas de seguridad necesarias para garantizar la seguridad

No voy a extenderme en este tema, solo comentarte que por mucho que informes o pidas consentimiento, si no aplicas medidas de seguridad adecuadas a nivel de riesgo de los tratamientos que realizas, lo demás te va a servir de poco.

La agencia te proporciona herramientas a través de Gestiona EIPD para que puedas analizar tu nivel de riesgo y aplicar las medidas de seguridad adecuadas, así como para que puedas obtener tu propio registro de actividades de tratamiento, mediante Facilita RGPD, la herramienta creada por la AEPD.

Eso sí, siempre que recojas datos de escaso riesgo.

Deberás tener este registro por escrito, por si alguna vez la Autoridad de Control te requiere.

Aquí te comparto algunas páginas que sí cumplen y que puedes visitar para comprobar cómo lo han implantado y ver las abismales diferencias de una web legal:

Resumen

Imprescindibles para vender por Internet - Infografía

Virginia, después de un intenso debate y de escuchar toda esta batería de argumentos, decidió que lo de tener un blog legal no era un tema menor, aunque sólo le quitara una preocupación, ya merecía la pena.

Estaba comenzando su andadura bloguera y no quería empezar trastabillando.

Si hay que empezar, que sea con pie firme, con las cosas bien atadas y sin dar pasos en falso.

Emprender y vender en Internet es una gran aventura, no permitas que nadie ni nada se convierta en un obstáculo. 

Y tú, ¿sabes cómo vender por Internet de forma legal? Te espero en los comentarios para abrir hilo de debate sobre el tema.

Marina  Brocca
columnista

Los columnistas de SEMrush son autores de experiencia demostrada en marketing digital y contribuyen de forma periódica con contenidos para nuestra comunidad.

Marina: Consultora especializada en marketing legal y protección de datos, acreditada en área jurídica. Especialista en RGPD. Autora del blog marinabrocca.com -Ponente y formadora.
Enviar opinión
Tu opinión debe contener al menos 3 palabras (10 caracteres).

Solo utilizaremos este e-mail para responder a tus comentarios. Política de privacidad

¡Gracias por tu opinión!